Comunicación | Raúl Acerete, rumbo a Canadá con la beca Amancio Ortega

Raúl Acerete, rumbo a Canadá con la beca Amancio Ortega

Raúl Acerete emprende en septiembre el viaje de su vida. Ha sido elegido para una de las becas que concede anualmente la Fundación Amancio Ortega para estudiar un curso entero en EEUU y Canadá. Raúl cursará Grado 11, el equivalente a 1º de Bachiler, en la Bowness High School de Calgary, en la provincia canadiense de Alberta. A 8.000 kilómetros de Zaragoza, Raúl vivirá con una familia con dos niños pequeños y dos perros. Con un pie casi en la escalerilla del avión, Raúl nos cuenta sus expectativas y cómo se ha preparado para este reto. Le vamos a echar mucho de menos, pero todos en el colegio nos sentimos muy orgullosos de él. ¡Enhorabuena, Raúl!

¿Cómo va a ser este año académicamente, Raúl, ya sabes qué asignaturas vas a cursar?

En Canadá la educación es más abierta que en España, no se elige una rama como tal, sino que tú eliges las asignaturas que quieres. Para conseguir convalidar las notas de 1º de Bachiller cuando llegue a España, he de elegir una asignatura relacionada con historia, otra con idiomas, otra con mates, y otra con ciencias, ya sea o bien relacionada con biología o con física. Aparte de esas cuatro hay muchas otras asignaturas como cocina, mecánica, tecnología, otras relacionadas con teatro o con música, también con derecho, con economía… Durante el curso tendré que trabajar ocho asignaturas que se repartirán en dos grupos: cuatro la primera mitad del curso y otras cuatro la segunda mitad del curso.
La verdad es que esa es una idea que me entusiasma bastante ya que en España no se hace así por lo que podré experimentar nuevas formas de aprendizaje. En mi caso hay asignaturas que sí que podría hacer sin problemas, como historia, matemáticas o inglés. También sé que querré hacer algo relacionado con biología o con química y las otras cuatro asignaturas no lo sé todavía porque al llegar algunos grupos suelen estar completos pero me llaman la atención la mecánica, también probaré con cocina. Lo bueno que tiene la educación en Canadá es que las primeras semanas se puede probar y cambiar de asignatura. También haré alguna asignatura relacionada con el deporte.

¿Cómo han sido las pruebas de selección? ¿Te preparaste de alguna manera? ¿Fueron difíciles, sobre todo el idioma?

Para poder presentarte a la beca debías tener una media superior al siete en tercero de la ESO y una nota final en Inglés de ocho o superior. La primera prueba era un examen en inglés bastante fácil así qué como la mayoría de los que se presentan se les da muy bien el inglés había que bordarlo para poder destacar. Después de pasar la primera fase que era el examen había una segunda fase compuesta por una presentación sobre un tema libre en inglés y una entrevista personal que bien podía ser en español o en inglés. A partir de este momento el colegio me ayudo a prepararme esta segunda fase. Me recomendaron varios temas que podía elegir y decidí que mi presentación sería sobre Atreyu. Con la ayuda de Teresa y Amy conseguí perfeccionar la presentación en inglés, practicamos varias preguntas que ya habían utilizado otros años y a pesar de no salir muy convencido de la entrevista aquí estoy, contando los días para irme.

Raúl Acerete se va a Canadá este año

¿Qué pensaste cuando te dijeron que la habías ganado? ¿Cómo te enteraste?

En el momento en el que me enteré de qué había ganado la beca estaba en el colegio. Se me ocurrió actualizar la página de la fundación porque me acorde de que ese día daban los resultados. Me acuerdo de estar en el grupo cooperativo y decir que ya estaban las listas y que no podía mirarlas, en ese momento mis compañeros cogieron mi IPad y se metieron en las listas y como mi apellido es Acerete, ¡allí estaba, el cuarto en la lista! Recuerdo la emoción de mis compañeros y también me acuerdo de sentirme «flipando» sin saber cómo reaccionar

¿Conocías la figura de Amancio Ortega? ¿Qué te parece su papel filantrópico?

Sí que conocía a Amancio Ortega desde antes de la beca y no es para menos. En mi opinión, es una gran persona que hace mucho por España y por los suyos. Las becas es una de tantas cosas que ha hecho. La polémica que hubo con sus donaciones para la sanidad pública es un tema que me trastocó bastante porque no entiendo cómo se puede querer renunciar a semejante suma de dinero sabiendo que no tiene por qué donarlo, ya que se lo podría quedar para él.

Seguro que ante una decisión así es muy importante el respaldo y el ánimo de la familia. ¿Cómo te han apoyado para este reto?

Mi familia me apoyó desde el primer momento. Desde la primera decisión, la cual fue hacer el examen, hasta la última, qué será al coger el avión. Aunque también les duela estar un año sin mí, se alegran porque saben que va a ser una gran experiencia y que la voy a aprovechar.

En el colegio has sido un alumno brillante. ¿Crees que este curso fuera mejorará tu currículum?

Estar un curso fuera seguro que aumenta de manera positiva mi currículum porque, lejos de lo académico, me va a permitir alcanzar un mayor grado de madurez e independencia.

Otros alumnos del colegio ya han estado en cursos pasados en EEUU y Canadá. ¿Les escuchaste contar sus experiencias?

He hablado con mucha gente que ya ha pasado por esta experiencia. Al conseguir la beca, Eloy Bueno se puso en contacto conmigo y ya hablé con él. También hablé con Paula Pros, que también ha estado en Canadá. Un día en el colegio nos reunieron a los alumnos de segundo de Bachiller que habían conseguido la beca el año pasado y a mí y nos hicieron unas fotos, ese rato lo aproveché también para hablar con ellos y ya me contaron sus experiencias. En general son todas muy positivas y, si fuera por ellos, repetían ese año sin dudarlo.

¿Qué es lo que mas te cuesta dejar atrás y qué es lo que más te motiva para viajar?

Sin duda lo que más voy a echar de menos es a mi familia y a mis amigos. En el momento en el que me dieron la beca no pensé que fuera a ser así, pero conforme se va acercando la fecha me voy dando cuenta de a quién voy a echar de menos, sobre todo estos primeros meses. Lo que más me motiva es la experiencia de vivir un año con otra familia y rodeado de otros amigos además de conocer una nueva cultura.

Seguro que allí te van a enseñar cosas nuevas, mejorarás tu inglés, conocerás el país… Pero, ¿qué crees que les puedes aportar tú? ¿Los valores que te han inculcado en la familia y en el colegio crees que forman parte de tu personalidad y de tu bagaje?

Creo que a mi nueva familia, al igual que yo voy a conocer su cultura, también puedo aportarles algo de la mía si les interesa. Al principio muy probablemente haya algún pequeño choque de culturas, pero seguro que sabremos solucionarlo sin problemas. Creo que los valores que se me han inculcado ya forman parte de mi personalidad.