Comunicación | Eloy Bueno: Un año inolvidable en EEUU con la beca Amancio Ortega

Eloy Bueno: Un año inolvidable en EEUU con la beca Amancio Ortega

Eloy Bueno vuelve al colegio en septiembre tras un año intenso en Estados Unidos. Fue uno de los alumnos españoles elegidos por la Fundación Amancio Ortega para estudiar un curso entero en América del Norte, tras unas duras pruebas de selección. Eloy ha estado en Dakota del Norte. Su compañera Paula Pros se fue hasta Alberta, en Canadá. Recién llegado del New England High School, en la pequeña localidad de New England, muy cerca de la frontera con Canadá, nos cuenta sus impresiones.

Habrá sido un año intenso. ¿El más especial de tu vida?

Sí, este ha sido un año bastante intenso básicamente porque todo era nuevo y todo me daba emoción de conocer. Sin duda ha sido el más especial de mi vida porque luché mucho para poder conseguir la beca y, al conseguirla, pude vivir un gran sueño. Además, porque he viajado mucho y he conocido a gente increíble de los que nunca podré olvidarme. Sin duda he vivido un gran año del cual he aprendido mucho y he disfrutado al máximo.

Cuéntanos qué has cursado exactamente. ¿Se convalida todo el curso?

En New England he estado estudiando primero de bachiller, lo que allí llaman 11th Grade. Aunque yo estaba matriculado como 12th Grade, segundo de bachiller, para poder vivir la graduación, un día maravilloso y muy emotivo. Mis asignaturas durante los dos semestres del curso no cambiaron y tengo que decir que me parecían geniales, no solo porque me encantaban y porque estaba con amigos sino también por los profesores que se dedicaban al máximo por hacer cada una de las clases super dinámicas, amenas, divertidas, pero aprendiendo todo. Mis asignaturas eran English, Anatomy, Band, Choir, Creative Cooking, Math, Chemistry y U.S History. La verdad es que el nivel académico es bastante bajo comparado con el de España, pero aun así tienes que estar trabajando día a día si quieres tener calificaciones como A o B, yo por ejemplo no estudiaba ni de lejos lo mismo que en España, pero sí que hacia una gran cantidad de trabajos, proyectos, presentaciones, y sin duda muchos más exámenes. He acabado bastante bien a nivel académico y con una media alta, pero ahora durante el verano tengo que repasar bastante cosas que aquí han dado y yo no, trabajo que hago feliz sabiendo el pedazo de año que he vivido y todo lo que he visitado. Este curso se me va a convalidar entero gracias a que seguí unas normas a la hora de elegir mis asignaturas allí en América, básicamente te obligan a escoger un total de 4 asignaturas de una lista si quieres convalidar el año. Yo escogí cinco: English, Math, Anatomy, Chemistry y U.S History.

Eloy Bueno en su graduacion

¿Cómo funciona un High School en EEUU, qué diferencias encuentras con España?

Un High School estadounidense y uno español son bastante diferentes, eso sí, ninguno es mejor o peor. Para empezar, en el estadounidense tú durante toda tu vida académica puedes elegir tus asignaturas, tienes total libertad de elegir lo que vas a estudiar cada año y además, si escoges una asignatura y luego ves que no te encanta, la puedes cambiar por otra durante las primeras dos semanas de cada semestre. En España, la opción de elegir empieza bastante más adelante y son solo unas pocas opciones comparadas con las de EEUU.

Otra gran diferencia con España es que cada asignatura tiene su propia aula, es decir, que siempre vas a tener que ir cambiándote de clase para ir a la siguiente asignatura. La verdad es que esto me gustó bastante porque te hacía estar todo el tiempo en clases diferentes con gente diferente y pues así logré conocer a grandes amigos que se hicieron muy importantes para mí aunque solo estuvieran en una asignatura conmigo. Y bueno, la mítica pregunta de si los institutos estadounidenses son como en las pelis de High School Musical, pues a ver: sí y no. Sí que es verdad que el deporte es fundamental en el instituto y le dan muchísima más importancia del que se le da en España, haciendo incluso que alumnos se puedan saltar clases por partidos o entrenar. Viven el deporte al máximo ya que es una forma de conseguir becas universitarias, a mí me encantó hacer baloncesto porque era un baloncesto de verdad y entregado 100% a lograr ser los mejores del distrito.

Por el contrario, las taquillas son bastante molestas porque son bastante difíciles de abrir y luego tampoco tienes tanto tiempo entre clases como para ir. Además, sí que se hacen una gran cantidad de eventos que en España estaría muy bien que incorporaran, como obras de teatro en el instituto, musicales, la semana temática, en la que cada día te tienes que vestir de algo, o los bailes como el Prom, el baile de fin de curso. Y ya, para acabar, en EEUU puedes ir vestido al instituto como quieras, no hay que llevar uniformes ni nada parecido y si quieres ir en chándal o pareciendo que te acabas de levantar de la cama pues genial.

¿Cómo era tu clase: era siempre la misma o cada asignatura cambia…? ¿Cuántos alumnos hay por clase?

En mi instituto éramos solo 100 estudiantes, y en mi curso unos 20. Antes de llegar sí que me daba algo de miedo un instituto tan pequeño, pero luego me he dado cuenta de que es lo mejor ya que todos se conocen y los profesores son mucho más cariñosos, cercanos y familiares. No sé cómo explicarlo, pero era como que el ambiente era muy bueno ya que conocías a todos y todos te conocían, te saludaban y te preguntaban qué tal iba tu día. Muy familiar y cariñoso. Y, como ya he explicado anteriormente, para cada asignatura cambiabas de clase y de compañeros, lo cual era genial para conocer gente nueva.

¿Cómo son los jóvenes como tú en EEUU, son tan diferentes a nosotros, como parece en las películas?

Los jóvenes son parecidos a España, la verdad es que me los esperaba algo más cerrados pero no, están encantados de conocer a gente nueva de otros países. Es verdad que hay cosas que cambian, pero en lo general son parecidos a España, aunque es obvio que está el típico capitán del equipo de futbol americano que es bastante chulito y tiene un gran grupo de amigos y la típica capitana de las animadoras. Pero yo me hice su amigo, y me lo pasé genial con ellos.

Eloy con sus compañeras de deportes
¿Tenías muchos tópicos sobre EEUU -que si son superficiales, muy patriotas, que no saben nada de España…- que has desmontado con tu experiencia real, o algunos son verdaderos?

La verdad es que hay bastantes tópicos que son reales y que he podido ver con mis propios ojos. Por ejemplo, allí son muy patriotas. Todas las mañanas en mi instituto sonaba el himno americano, había que ponerse la mano en el corazón y mirar hacia la bandera que había en esa clase. Había banderas de EEUU en todas las clases, pasillos y salas del instituto. Incluso, cuando teníamos algún partido ya sea de baloncesto, futbol o atletismo, antes de competir siempre había que escuchar el himno, ponerse la mano en el corazón y darse la mano con los de tu equipo, un signo de unidad y fuerza. Otro tópico es que les sacan de EEUU y se pierden, es decir, he llegado a escuchar que España está en México o que no sabían qué idioma se hablaba en España o incluso que aquí hablamos el mexicano, no español… Algo sorprendente viviendo de adolescentes de mi edad. Aunque sí que hay algunos que son mentira, como el de que todos son superficiales o prepotentes. Como en todo el mundo, hay gente desagradable, pero la gran mayoría no lo son y me hicieron pasar un gran año.

Cuéntanos alguna anécdota de este curso, algo divertido o sorprendente que te haya pasado.

Cosas divertidas me han pasado muchas porque todo era tan diferente que no sabía cómo hacer algo y les parecía divertido cómo lo intentaba. Eso sí, todo desde el respeto y el cariño. Una anécdota a destacar graciosa fue mi primer día en clase de historia, donde las mesas tenían una palanca para poder hacerlas más altas o bajas. Bueno, pues yo no sabía cómo bajarla y pregunté a una chica y, como es costumbre, lo hice mal y en vez de bajar la mesa subió como metro y medio y toda la clase, incluido el profesor, se empezaron a reír. Estaba tan alta que no legábamos a bajarla y tuvieron que llevársela y darme otra.

Pero, como he dicho, todo desde el cariño y luego me ayudaron y ya tuvimos la broma durante todo el curso. Dos experiencias sorprendentes fueron los bailes. Un baile de instituto americano como en las pelis, todo un sueño, y me lo pasé genial con mis amigos, y claro que con mi cita. El mejor sin duda fue el Prom, el baile de fin de curso donde todos vamos muy elegantes, hicimos un desfile y un baile y después tuvimos una fiesta. Y la otra es cuando hacía voluntariado en una reserva de animales, Woofta, en la cual también hice amigos y me di cuenta de la cantidad de animales abandonados que necesitan nuestra ayuda.

Eloy Bueno en plena Naturaleza

¿Cómo has hecho amigos estos meses? ¿Eran estadounidenses, europeos, de otros continentes?

Seamos sinceros, lo que más miedo da cuando vas a otro instituto, a otro país, a otro continente, alejado de todo lo que conoces y de tus amigos y familia, es estar solo o sentirte como que no tienes a nadie. La gran diferencia cultural también es un pequeño obstáculo, por sus costumbres que no conoces, pero lo mejor es adaptarse y aprender de ellas. El idioma para mí fue un poco de problema las primeras semanas porque, por el acento, no te entienden y sientes algo de vergüenza, pero te acostumbras, dejas el miedo y lo intentas, sin miedo a lo que digan.

Mi mejor amiga, a la que echo de menos muchísimo y que es como una hermana, es Bennette, estadounidense. La conocí porque íbamos a Banda, Coro y Maths juntos y es que somos tan iguales que en seguida encajamos y nos hicimos inseparables. En banda hacíamos conciertos y concursos por todo el estado y su compañía fue lo mejor, nunca olvidaré esos largos viajes juntos hablando de nuestras vidas. Ojalá pueda ir a verla, aunque sí que es verdad que hablamos cada día y hacemos video llamadas muchas veces. Otro gran amigo mío fue Tyler, un chico estadounidense que estaba conmigo en Anatomía, Mates, e Historia, y no me paraba de reír. También hay que destacar a Aspen, una chica estadounidense con la que nos hicimos inseparables e incluso surgió el amor. Y también me he hecho muchos amigos más de EEUU e incluso de otros países como Australia, con mi compañero de baloncesto Cooper, y dos grandes amigas, Ani e Iva, de Gerogia y Montenegro.

Eloy y su amiga¿Y la familia de acogida?

Sin duda me tocó la mejor familia de acogida que podría haberme tocado. Teníamos gustos muy parecidos, eran muy agradables, divertidos y les encantaba que estuviera allí. Mi familia era una pareja joven de 35 años, Steph y Rex, con 4 perros: Remi, Bella, Brinly y Mauli. Sinceramente es que no tengo palabras para poder describir lo agradecido que estoy por todo lo que me han ayudado este año, por todas las risas, viajes y el cariño. Les encantaba ver pelis en familia, ir de pesca o caza, la fotografía, la música y viajar. Con ellos fui a Duluth, Wisconsin y a Las Vegas. También hablo cada día y les echo mucho de menos, les veré ya que ahora siempre voy a tener un hogar en Dakota.

Vivimos en New England, un pueblo de 300 personas. Pero fue lo mejor y sin duda mi año fue mil veces mejor por ellos. Echo de menos ir a la ciudad a comer juntos y a planear viajes, conciertos o días de pesca o caza. Incluso echo de menos ver el futbol americano, la NFL, con Rex, o las sesiones de fotos con Steph. En resumen, que los quiero mucho y siempre los voy a llevar en mi corazón.

 

¿Cómo son los profesores allí, son iguales que en España o siguen métodos diferentes, o hablan de temas diferentes, tienen más relación emocional con los alumnos o menos, son más distantes?

Los profesores en mi instituto americano tenían una relación más emocional con los alumnos, pero también era más fácil porque solo éramos 100. Yo en sus clases nunca me aburría ya que siempre intentaban hacer todo muy dinámico y divertido, fomentando más los trabajos en grupo, los proyectos de razonar y pensar o los quiz, que son como pruebas pequeñas, que los exámenes o las largas clases de solo teoría. Cabe destacar que en química casi todos los días hacíamos experimentos, que nos ayudaban a ver con nuestros ojos lo que estábamos estudiando, como disoluciones, las leyes de gases, reacciones químicas… Nos ayudaban a entender todo mejor.

Eloy Bueno y su familia¿Qué crees, en resumen, que es lo más positivo de todo en este curso en EEUU?

Sin duda el año entero ha sido una experiencia muy positiva. Lo que más sería sin duda el nivel de inglés que he obtenido y la madurez que obtienes al salirte de tu zona de confort,

el poder valerme por mí mismo. Aprendes cosas tan simples como estar solo en casa, cocinar para ti, poner lavadoras, cuidar a animales… Cosas que en España te solían hacer. No puedo decir que ha sido todo genial y fácil, ha habido momentos de bajón y duros, pero sin duda lo repetiría mil veces porque merece la pena y ganas muchísimo, a nivel personal y sobre todo ganas a personas para toda la vida.

 

¿Le darías algún consejo a otros compañeros de la ESO para que se vayan preparando y poder alcanzar este reto que tú has conseguido? ¿Tienen que mejorar el nivel de inglés, por ejemplo?

Tenes que estar seguro de que estarías dispuesto a irte un año a vivir esta aventura, no todo el mundo está preparado y no pasa nada por ello. Es difícil que toque, y está bien si te quieres presentar solo para poder ver cómo sería un examen oficial, una entrevista o presentarse a una beca, pero debes tener en mente que puede que te escojan. El inglés es importante, pero con los requisitos de la beca, más el examen escrito de inglés, ya puedes ver el nivel que te piden. Mi mejor consejo sería ser tú mismo durante el proceso, esforzarte y trabajar día a día, tener ganas y sobre todo no creer que todo gira en torno a la beca. Esta es una oportunidad única pero que ya habrá más en el futuro, así que sin agobios. Y si alguien tiene alguna duda, aquí estamos los que hemos vuelto que estamos encantados de resolver cualquier cosa y animaros.

Eloy Bueno en Las Vegas

 

¿Alguna recomendación sobre algo que debería mejorar en la beca: dotación, trámites, comunicación…?

La beca en si está muy bien y yo no tuve ningún problema, pero sí que me gustaría que mejoraran el tema del seguro médico. En EEUU no hay sanidad pública y cada consulta o revisión, aunque sea por la cosa más tonta pero necesaria, te puede costar carísima. Esto lo sé por amigos que han estado con la beca y han tenido que pagar mucho. Por lo demás, genial todo, y recomendada 100%.

¿Qué piensas de Amancio Ortega? ¿Ya sabías quién era antes de la beca, le tenías admiración o es ahora cuando te has dado cuenta de su proyección mundial como empresario y filántropo?

Antes de la beca ya sabía quién era este hombre, por sus tiendas de Zara y por sus donaciones de máquinas a la sanidad pública, las cuales he usado más de una vez. De Amancio pienso que es un gran hombre por haber construido su imperio él solo, y estos gestos tan generosos como lo de las máquinas para la sanidad pública o las becas son de admirar porque son grandes inversiones de dinero hacia un bien social.

Ahora vuelves al colegio a terminar Bachillerato. ¿Qué te gustaría estudiar en la universidad? ¿Ha cambiado tu preferencia después del paso por EEUU?

Me gustaría estudiar algo relacionado con la salud, ya sea medicina, enfermería, biotecnología… Sé que piden notas muy altas, y que al haberme ido tendré que trabajar el triple, pero lo haré porque este año ha merecido mucho la pena. No solo no he cambiado, sino que ha reforzado mi preferencia de estudiar algo por la rama biosanitaria. Tengo ganas de empezar para ver a todos mis compañeros, profesores y para poder empezar ya a luchar este último año con más ilusión y ganas que nunca.

 

Pues aquí te esperamos desde septiembre, Eloy. ¡Enhorabuena, y gracias por compartir tu tiempo con nosotros!