Comunicación | Inauguramos la biblioteca de Infantil

Inauguramos la biblioteca de Infantil

“Érase una vez Olmo, un niño que se dedicaba a pintar los cuentos y hacer diabluras a sus personajes. A Caperucita Roja le quitaba la cestita y al gato con botas, su espada. Los personajes, hartos del comportamiento de Olmo, decidieron darle una lección para que aprendiese a cuidar y valorar las historias que esconden los cuentos”.

 

 

Las familias de nuestros alumnos de 1º de Infantil abrieron el acto de inauguración de la biblioteca con una representación teatral de la historia de Olmo, para transmitir a los pequeños el amor por la lectura de una manera lúdica y muy entretenida. Disfrazados y dispuestos a dibujar una sonrisa en los pequeños, ¡los familiares que participaron hicieron un trabajo magnífico!

 

 

Desde el centro impulsamos la importancia de los cuentos en estas edades porque los alumnos descubren en ellos otro mundo posible que les permite desarrollar su creatividad e imaginación. Además, se identifican con sus personajes y las tramas, que les proporcionan pautas de comportamiento que pondrán en práctica a la hora de enfrentarse a nuevas situaciones en la vida real.

Después del teatro, ¡llegó la hora de montar la biblioteca! Los alumnos, que previamente trajeron sus libros favoritos para compartir con sus compañeros, fueron los encargados de organizar los libros y de decorar el rincón de lectura con sus cojines personalizados. De esta forma conseguimos fomentar la responsabilidad del cuidado de los libros y el respeto de las normas.

 

 

El trabajo en equipo que realizamos en el colegio junto con las familias de nuestros alumnos es imprescindible para que interioricen la importancia de leer desde pequeños. Intercambiar impresiones sobre los libros que han leído, participar en las actividades de cuenta cuentos y compartir con ellos un momento de lectura diario es una manera eficaz de ayudarles a que adapten este hábito tan beneficioso para su futuro.

El éxito de este proyecto reside en el dinamismo y la flexibilidad que permiten que los alumnos se involucren y experimenten el proceso de introducción a la lectura en primera persona, convirtiéndose en auténticos protagonistas de su propio aprendizaje y por qué no, ¡de sus historias de fantasía!